/ sábado 8 de enero de 2022

El reloj de la Catedral de Tampico y otras reliquias del tiempo en el puerto [Video]

Joya del tiempo que estuvo a punto de tirarse a la basura, pues a principios de 1970, pretendían desinstalar el reloj de la torre

En Tampico cada actividad tuvo su propio tiempo, era normal que quienes bajaban a los muelles vieran con asombro que la ciudad tuviera horarios distintos de acuerdo al reloj que veían, pues existían varios en las calles de la zona centro, en la Plaza de la Libertad, la Plaza de Armas, el Parque Méndez e incluso en el penal y cada uno marcaba su propio momento.

UNA JOYA ÚNICA EN AMÉRICA DE 460 VUELTAS

Pero entre las primeras máquinas del tiempo más precisas de Tampico a la vista de todos está el majestuoso reloj de la catedral, “que fue donado a la ciudad por el señor don Angel Sainz Trápaga en el año de 1881, quien lo mandó a fabricar exprofeso a un relojero en Londres, Inglaterra. Sus piezas fueron cuidadosamente modeladas a mano y con una perfección absoluta”.

Señala el fundador de Historias del Puerto, Miguel Hernández Zapata, quien menciona que “el reloj es una obra de José Rodríguez Losada y es único de estas características en América Latina, pues es completamente mecánico, con piezas de cobre y algunas de acero con aleación de bronce, conservándose aún muchas de ellas originales”.

Añade que “el relojero Rafael Garza, es uno de los últimos que se han encargado del mantenimiento del reloj, que se ubica a 136 escalones, dentro de la torre de la Catedral de Tampico, teniendo que darle cuerda a la maquinaria cada 5 días, con 460 vueltas a las 3 manivelas del mecanismo que lo componen”.

ESTUVO A PUNTO DE TERMINAR ABANDONADO

Indica el promotor de la historia de Tampico, que esta joya de la época de la revolución industrial estuvo a punto de tirarse a la basura, pues a principios de 1970, el patronato de la Iglesia Catedral quiso modernizar el templo y pretendió desinstalar el reloj de la torre, para dar paso a otro que no requiriera tanto mantenimiento.

La Catedral de Tampico a principios de 1900, luciendo ya su majestuoso reloj | Cortesía: Mexico en Fotos

“Fue al relojero municipal, Santiago Monterrubio, que el presidente de Tampico, Fernando San Pedro, le pidió revisar las piezas en 1971, solicitando al Patronato de la Iglesia poder arreglar el reloj, comprobando que los engranes se encontraban `al milímetro´, es decir que a pesar de noventa años de servicio, no habían sufrido desgaste”, afirma.

Son 136 escalones los que hay que subir para llegar hasta el reloj de catedral | Paulo Monsiváis

LOS OTROS TIEMPOS DEL PUERTO

Así fue como esta pieza histórica en la relojería del continente americano no terminó en los sótanos de algún templo, no teniendo la misma suerte otras no menos importantes máquinas del tiempo que tuvo la ciudad, como el imponente reloj, que se situaba en la Plaza de la Libertad.

En la Casa Moral permanece uno de los relojes más antiguos de la ciudad | Paulo Monsiváis

Este aparato de la Plaza del Muelle, fue donando a la ciudad por la colonia española, como gesto de buena vecindad a Tampico en el centenario de la Independencia de México, traído de Alemania estuvo 12 años dando la hora hacia los cuatro puntos cardinales, justo en el acceso que servía al puerto y a la estación de ferrocarril, siendo desmantelado para colocar en su lugar el monumento a la refundación de Tampico y que se conoce como “El Aguilita”.

A la derecha de la imagen se aprecia el reloj que estuvo en la zona del muelle en Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Otro importante reloj público fue el que entregó la comunidad china de Tampico a la ciudad en 1923, en el centenario de la fundación del puerto y que se colocó en el recién inaugurado Parque Méndez, una plaza con juegos infantiles, que con el paso del tiempo fue sufriendo transformaciones hasta que desaparecieron la torre a finales de los años de 1950.

El parque Méndez tuvo un reloj donado por la comunidad china | Cortesía: Mediateca del INAH

EL RELOJ DE ANDONEGUI VUELVE A OPERAR

Uno de los relojes que fue también rescatado es el que se ubica en una de las torres de lo que fue el Palacio Penal de Andonegui, ahora Barco Museo del Niño, donde "dentro de la restauración del inmueble se dio el mantenimiento a la máquina del aparato, que es de la marca Centenario, uno de los de mayor tradición en el país y el cual en 2024 cumplirá sus primeros 100 años de vida, ya que fue puesto en operación en 1924".

Reveló Malú Aranda, directora del museo, quién afirma que se da el mantenimiento debido, con personal que viene desde el centro del país específicamente a verificar el aparato, que actualmente opera dando campanadas cada media hora y con música instrumental cada hora.

El Palacio de Andonegui, ahora Barco, Museo del Niño, cuenta con un reloj que está próximo a cumplir 100 años | Paulo Monsiváis

LA PANDEMIA DETUVO AL TIEMPO PERO NO LOS RELOJES

El reloj, igual que cualquier otra máquina, fue creado y desarrollado porque se percibió cierta exigencia, en este caso el cumplimiento de un horario, por eso su uso se generalizó incluso en el paisaje de las ciudades, sin embargo, el tiempo nunca contó que iba a pasar de moda y con la llegada de la pandemia se desfasarían las horas y los días.

Ahora el tiempo se ve de otra forma y a pesar que las máquinas siguen marcando las horas y los minutos, más allá del paisaje está la mirada del tiempo, que nos recuerda que al igual que la vida el reloj avanza siempre hacia adelante.

En Tampico cada actividad tuvo su propio tiempo, era normal que quienes bajaban a los muelles vieran con asombro que la ciudad tuviera horarios distintos de acuerdo al reloj que veían, pues existían varios en las calles de la zona centro, en la Plaza de la Libertad, la Plaza de Armas, el Parque Méndez e incluso en el penal y cada uno marcaba su propio momento.

UNA JOYA ÚNICA EN AMÉRICA DE 460 VUELTAS

Pero entre las primeras máquinas del tiempo más precisas de Tampico a la vista de todos está el majestuoso reloj de la catedral, “que fue donado a la ciudad por el señor don Angel Sainz Trápaga en el año de 1881, quien lo mandó a fabricar exprofeso a un relojero en Londres, Inglaterra. Sus piezas fueron cuidadosamente modeladas a mano y con una perfección absoluta”.

Señala el fundador de Historias del Puerto, Miguel Hernández Zapata, quien menciona que “el reloj es una obra de José Rodríguez Losada y es único de estas características en América Latina, pues es completamente mecánico, con piezas de cobre y algunas de acero con aleación de bronce, conservándose aún muchas de ellas originales”.

Añade que “el relojero Rafael Garza, es uno de los últimos que se han encargado del mantenimiento del reloj, que se ubica a 136 escalones, dentro de la torre de la Catedral de Tampico, teniendo que darle cuerda a la maquinaria cada 5 días, con 460 vueltas a las 3 manivelas del mecanismo que lo componen”.

ESTUVO A PUNTO DE TERMINAR ABANDONADO

Indica el promotor de la historia de Tampico, que esta joya de la época de la revolución industrial estuvo a punto de tirarse a la basura, pues a principios de 1970, el patronato de la Iglesia Catedral quiso modernizar el templo y pretendió desinstalar el reloj de la torre, para dar paso a otro que no requiriera tanto mantenimiento.

La Catedral de Tampico a principios de 1900, luciendo ya su majestuoso reloj | Cortesía: Mexico en Fotos

“Fue al relojero municipal, Santiago Monterrubio, que el presidente de Tampico, Fernando San Pedro, le pidió revisar las piezas en 1971, solicitando al Patronato de la Iglesia poder arreglar el reloj, comprobando que los engranes se encontraban `al milímetro´, es decir que a pesar de noventa años de servicio, no habían sufrido desgaste”, afirma.

Son 136 escalones los que hay que subir para llegar hasta el reloj de catedral | Paulo Monsiváis

LOS OTROS TIEMPOS DEL PUERTO

Así fue como esta pieza histórica en la relojería del continente americano no terminó en los sótanos de algún templo, no teniendo la misma suerte otras no menos importantes máquinas del tiempo que tuvo la ciudad, como el imponente reloj, que se situaba en la Plaza de la Libertad.

En la Casa Moral permanece uno de los relojes más antiguos de la ciudad | Paulo Monsiváis

Este aparato de la Plaza del Muelle, fue donando a la ciudad por la colonia española, como gesto de buena vecindad a Tampico en el centenario de la Independencia de México, traído de Alemania estuvo 12 años dando la hora hacia los cuatro puntos cardinales, justo en el acceso que servía al puerto y a la estación de ferrocarril, siendo desmantelado para colocar en su lugar el monumento a la refundación de Tampico y que se conoce como “El Aguilita”.

A la derecha de la imagen se aprecia el reloj que estuvo en la zona del muelle en Tampico | Cortesía: Mediateca INAH

Otro importante reloj público fue el que entregó la comunidad china de Tampico a la ciudad en 1923, en el centenario de la fundación del puerto y que se colocó en el recién inaugurado Parque Méndez, una plaza con juegos infantiles, que con el paso del tiempo fue sufriendo transformaciones hasta que desaparecieron la torre a finales de los años de 1950.

El parque Méndez tuvo un reloj donado por la comunidad china | Cortesía: Mediateca del INAH

EL RELOJ DE ANDONEGUI VUELVE A OPERAR

Uno de los relojes que fue también rescatado es el que se ubica en una de las torres de lo que fue el Palacio Penal de Andonegui, ahora Barco Museo del Niño, donde "dentro de la restauración del inmueble se dio el mantenimiento a la máquina del aparato, que es de la marca Centenario, uno de los de mayor tradición en el país y el cual en 2024 cumplirá sus primeros 100 años de vida, ya que fue puesto en operación en 1924".

Reveló Malú Aranda, directora del museo, quién afirma que se da el mantenimiento debido, con personal que viene desde el centro del país específicamente a verificar el aparato, que actualmente opera dando campanadas cada media hora y con música instrumental cada hora.

El Palacio de Andonegui, ahora Barco, Museo del Niño, cuenta con un reloj que está próximo a cumplir 100 años | Paulo Monsiváis

LA PANDEMIA DETUVO AL TIEMPO PERO NO LOS RELOJES

El reloj, igual que cualquier otra máquina, fue creado y desarrollado porque se percibió cierta exigencia, en este caso el cumplimiento de un horario, por eso su uso se generalizó incluso en el paisaje de las ciudades, sin embargo, el tiempo nunca contó que iba a pasar de moda y con la llegada de la pandemia se desfasarían las horas y los días.

Ahora el tiempo se ve de otra forma y a pesar que las máquinas siguen marcando las horas y los minutos, más allá del paisaje está la mirada del tiempo, que nos recuerda que al igual que la vida el reloj avanza siempre hacia adelante.

Regional

¿Lo has visitado? Analizan rediseño del reloj de flores de Nuevo Laredo

Un lugar que aprovechan las familias del norte de Tamaulipas para acercarse y tomarse una foto de recuerdo

Local

Arriban tortugas lora a playa Miramar

La llegada de los quelonios fue desde temprana hora durante este fin de semana

Local

Se roban águilas de las bancas de la plaza de la Libertad

Temen autoridades que vayan a parara a negocios de reciclaje

Regional

Detectan 200 casos nuevos de VIH en Tampico y la región

Denuncian falta de medicamentos y difusión de programas preventivos del virus

Regional

Américo Villarreal pide no usar la Fiscalía de Tamaulipas con fines electorales

En una rueda de prensa desarrollada en la fronteriza ciudad de Reynosa

Doble Vía

¿Tuviste Covid-19? Médicos detectan vestigios de coronavirus en el intestino meses después de la infección

Los científicos siguen investigando si el Covid prolongado se vincula con estos fragmentos virales

Virales

“Cuánto le queda al ser humano que aprender”: Video de tortugas ayudando a ‘una compañera’ se vuelve viral

Las tortugas se acercan a la que está dificultades, como si se dieran cuenta que algo anda mal

Ciencia

Científicos descubren bosque al fondo de un sumidero en China con especies aún no registradas

Este sumidero es el más profundo del mundo e incluso se ha sido paisaje en el que se han grabado películas por ser único y majestuoso