/ sábado 1 de octubre de 2022

Puanes, humos, moras y otras deliciosas frutas que se extrañan en Tampico [Video]

En aquellos años, había una variedad de frutas silvestres en Tampico para degustar en árboles, arbustos y hasta enredaderas

Antes que las golosinas se vendieran en novedosas envolturas, los niños las tenían al alcance de su mano. Bastaba con caminar un poco por el barrio y ahí estaba el árbol de puanes, capulines, moras, mantes, manzanitas y pichijumos entre otras frutas silvestres que en medio de las correrías infantiles se arrancaban en los patios y en las calles de Tampico.

Podías pasarte toda la tarde comiendo estos frutos silvestres, pues se daban en abundancia, los había desde las que eran de ciertas formas sofisticadas que llamaban mucho la atención como ‘las guadalupanas’, que semejaban, al cortarlas, a la imagen de la Virgen, hasta otros que eran bolitas muy simples a los que llamábamos ‘babosos’, por ser viscosos”.

➡️ Te recomendamos: No compres fruta partida por la mitad en el súper; te decimos por qué

Comenta Paula Aguilar, habitante desde 1960 de la colonia Tamaulipas, quien agrega que “no se conocían tantas cosas que pudieras disfrutarse sin medida como estas frutas silvestres, que bien podían darse en pequeños arbustos, árboles y otros tipos de plantas, como las enredaderas; y hay que decir que de algunas se comía hasta las flores”.

Del árbol de la colonia hasta el mercado: abundaban las 'golosinas' silvestres

En muchas colonias de la ciudad existieron estos frutos, recuerda Marco Antonio Huerta Nava, que tiene más de 50 años en el comercio de frutas y verduras en los mercados de Tampico, pero además se vendían en los mercados, “era una época cuando muchas personas llagaban al puerto a ofrecer sus productos, tuvieron su auge desde los años de la década de 1950 y hasta finales de 1960”.

Indicando que “entre los más populares estaban los icacos de la playa, los humos y las guayas, pero había otros como las pitayas o las anonas que también se ofertaban bien, entre otras más. Muchas de estas frutas eran traídas de los pequeños poblados que rodean el puerto y de donde provinieron también muchos de los habitantes de Tampico”.

“Ahora es una variedad que ya casi no se ve en los puestos porque mucha gente no las conoce y fueron desapareciendo poco a poco en esta zona, a lo mejor todavía sobreviven en algunos pueblos de aquí cerca, pero ya casi nos las traen y algunas solo gente de cierta edad las podría reconocer”, afirma.

¿Qué pasó con todos los árboles de Tampico? Hablemos de los efectos de la deforestación

Las personas ven estos frutos como algo exótico, añade el también presidente de la Unión de Comerciantes en Pequeño de Tampico, “porque los ven en la internet y se les hace interesante, pero antes era lo común, junto a las frutas que han sobrevivido como la manzana, el plátano y el mango”.

➡️ También lee: ¿Qué es y a qué sabe el coyol? Una fruta que también es llamada “coquito”

El cambio en la demanda del mercado generó una sustitución de productos, que resultó en un nuevo patrón de cultivos y en una relocalización de la producción, pues muchas zonas donde existieron estos árboles fueron cambiando ya sea en sus siembras o por la ampliación de las zonas urbanas, deforestando así muchos de estas especies.

Los humos y los pichijumos entre los más populares | Paulo Monsiváis

Árboles frutales de Tampico que ahora solo son un recuerdo

La manera como se come, lo que se come, dónde se come y cómo se siente quien come con relación a la comida, son todos elementos relacionados con la identidad cultural, afirman los expertos en psicología de la alimentación, lo que nos dice que Tampico vive una temporada de frutas que serán recuerdos mañana.

Esta fruta es conocida como "guadalupana", ya que al cortarla semeja a una imagen de la Virgen | Cortesía Agro200

Ahora el pregón de los vendedores de estas frutas silvestres se ha apagado, pero aunque vengan otras, el solo recuerdo de su nombre aún trae a muchos las vivencias más felices de sus vidas porque formaron parte de una identidad familiar o de un momento especial.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

“Ahí estuvo el árbol de púan” o “por aquí pasábamos a cortar humos” dicen todavía algunos mirando más allá de la calle, perdiéndose en el sabor a nostalgia que nos dejaron las frutas silvestres que marcaron la infancia de muchos en Tampico.

Antes que las golosinas se vendieran en novedosas envolturas, los niños las tenían al alcance de su mano. Bastaba con caminar un poco por el barrio y ahí estaba el árbol de puanes, capulines, moras, mantes, manzanitas y pichijumos entre otras frutas silvestres que en medio de las correrías infantiles se arrancaban en los patios y en las calles de Tampico.

Podías pasarte toda la tarde comiendo estos frutos silvestres, pues se daban en abundancia, los había desde las que eran de ciertas formas sofisticadas que llamaban mucho la atención como ‘las guadalupanas’, que semejaban, al cortarlas, a la imagen de la Virgen, hasta otros que eran bolitas muy simples a los que llamábamos ‘babosos’, por ser viscosos”.

➡️ Te recomendamos: No compres fruta partida por la mitad en el súper; te decimos por qué

Comenta Paula Aguilar, habitante desde 1960 de la colonia Tamaulipas, quien agrega que “no se conocían tantas cosas que pudieras disfrutarse sin medida como estas frutas silvestres, que bien podían darse en pequeños arbustos, árboles y otros tipos de plantas, como las enredaderas; y hay que decir que de algunas se comía hasta las flores”.

Del árbol de la colonia hasta el mercado: abundaban las 'golosinas' silvestres

En muchas colonias de la ciudad existieron estos frutos, recuerda Marco Antonio Huerta Nava, que tiene más de 50 años en el comercio de frutas y verduras en los mercados de Tampico, pero además se vendían en los mercados, “era una época cuando muchas personas llagaban al puerto a ofrecer sus productos, tuvieron su auge desde los años de la década de 1950 y hasta finales de 1960”.

Indicando que “entre los más populares estaban los icacos de la playa, los humos y las guayas, pero había otros como las pitayas o las anonas que también se ofertaban bien, entre otras más. Muchas de estas frutas eran traídas de los pequeños poblados que rodean el puerto y de donde provinieron también muchos de los habitantes de Tampico”.

“Ahora es una variedad que ya casi no se ve en los puestos porque mucha gente no las conoce y fueron desapareciendo poco a poco en esta zona, a lo mejor todavía sobreviven en algunos pueblos de aquí cerca, pero ya casi nos las traen y algunas solo gente de cierta edad las podría reconocer”, afirma.

¿Qué pasó con todos los árboles de Tampico? Hablemos de los efectos de la deforestación

Las personas ven estos frutos como algo exótico, añade el también presidente de la Unión de Comerciantes en Pequeño de Tampico, “porque los ven en la internet y se les hace interesante, pero antes era lo común, junto a las frutas que han sobrevivido como la manzana, el plátano y el mango”.

➡️ También lee: ¿Qué es y a qué sabe el coyol? Una fruta que también es llamada “coquito”

El cambio en la demanda del mercado generó una sustitución de productos, que resultó en un nuevo patrón de cultivos y en una relocalización de la producción, pues muchas zonas donde existieron estos árboles fueron cambiando ya sea en sus siembras o por la ampliación de las zonas urbanas, deforestando así muchos de estas especies.

Los humos y los pichijumos entre los más populares | Paulo Monsiváis

Árboles frutales de Tampico que ahora solo son un recuerdo

La manera como se come, lo que se come, dónde se come y cómo se siente quien come con relación a la comida, son todos elementos relacionados con la identidad cultural, afirman los expertos en psicología de la alimentación, lo que nos dice que Tampico vive una temporada de frutas que serán recuerdos mañana.

Esta fruta es conocida como "guadalupana", ya que al cortarla semeja a una imagen de la Virgen | Cortesía Agro200

Ahora el pregón de los vendedores de estas frutas silvestres se ha apagado, pero aunque vengan otras, el solo recuerdo de su nombre aún trae a muchos las vivencias más felices de sus vidas porque formaron parte de una identidad familiar o de un momento especial.

Suscríbete a la edición digital de El Sol de Tampico aquí

“Ahí estuvo el árbol de púan” o “por aquí pasábamos a cortar humos” dicen todavía algunos mirando más allá de la calle, perdiéndose en el sabor a nostalgia que nos dejaron las frutas silvestres que marcaron la infancia de muchos en Tampico.

Local

Generar energías limpias en Tamaulipas, el compromiso del Congreso del Petróleo

El evento concentró a más de 10 mil personas en el sur de la entidad, entre congresistas, estudiantes y expositores

Local

Tamaulipas reanudará clases de manera parcial: solo volverán 15 municipios

En el estado no se tuvieron clases los días miércoles 19, jueves 20 y viernes 21 de junio debido al paso de la tormenta Alberto

Policiaca

Cuatro muertos tras enfrentamiento de la Guardia Estatal con civiles armados en Tamaulipas

Los hechos de violencia ocurrieron durante la tarde de este domingo 23 de junio en el norte de la entidad

Local

Campo Trión: por qué es considerado un motor de crecimiento petrolero para Tamaulipas

Una vez que este concluido el Puerto del Norte en Matamoros se espera que se detone una serie de proveeduría local

Salud

Erliquiosis: asesina silenciosa de mascotas y amenaza oculta para los humanos

Los síntomas de la erliquiosis en humanos se suelen confundir con dengue, por lo que ante cualquier señal es necesario ir al médico

Deportes

CETis 109 brilla en Puebla: campeones nacionales de futbol y subcampeones de voleibol

Estudiantes de este bachillerato ubicado en Ciudad Madero, Tamaulipas obtuvieron los primeros lugares en distintas disciplinas