/ lunes 26 de julio de 2021

Ocurrencias del futbol | Carácter firme es aquel que puede continuar sin éxitos

Al arrancar el torneo de Liga MX 2021 se dieron los siguientes resultados: el jueves 22, el Querétaro y el América igualaron a cero goles, en un juego sin mucho para contar. El viernes 23 en el estadio Victoria de Aguascalientes, el renovado Necaxa fue goleado 0-3 por los juvenil del Santos.

El mismo día, pero más tarde, Juárez del Tuca Ferreti cayó 1-3 ante el Toluca, el sábado 24, el Pachuca, muy fraternalmente le recetó un 4-0 a un desconocido León, constituyendo una de las sorpresas de este inicio, como igual de sorprendente resultó la victoria del Atlético San Luis sobre las Chivas de Guadalajara. El domingo 25, los Pumas de la Universidad Autónoma de México y los rojinegros del Atlas de Guadalajara dividieron puntos con un empate cero a cero en un buen juego al que solo le faltó el gol.

Y después de esto aparece la misma cantaleta de todos los años, los equipos están fríos porque apenas inicia la competencia, otros como el Guadalajara se quejan de que les quitaron a cinco jugadores para la selección olímpica. Por un lado, las Chivas tienen razón, les quitan a cinco jugadores (Alexis Vega, Uriel Antuna, Fernando Beltrán y a Jesús Ángulo, cuando en la selección, Jaime Lozano solamente ha ocupado a dos) y agreguen a esta lista a Gilberto Sepúlveda, que está en la Copa de Oro, bien dicen que al perro más flaco se le cargan las pulgas, en fin, es de suponer que los equipos "gandes" deben contar con una plantilla suficiente, en la que se pueda prescindir de seis elementos sin que el equipo pierda consistencia.

Otro equipo, como el Necaxa, que año tras año se renueva casi totalmente, llevándoles un tiempo lograr la readaptación. Igual ocurre con los equipos que han cambiado de entrenador, tales como Juárez, León, Tigres, el mismo Necaxa, San Luis, en los que se decide si el nuevo director técnico decide continuar con la metodología aplicada por asu antesesor, o si decide implantar su forma de jugar, lo cual obviamente le tomará un tiempo.

No es posible que los equipos llamados grandes, (Monterrey, Tigres, América, Guadalajara y Cruz Azul), se quejen de que les falta tal o cual jugador o jugadores, cuando se afirma que sus plantillas están conformadas por 22 jugadores titulares, plantillas que no obstante, son reforzadas año tras año, cosa que hemos comprobado aún en tiempos de pandemia, cuando el obligado confinamiento ha cerrado las puertas de los estadios originando un gran déficit económico en todos los equipos.

El orgulloso América que otrora nos sorprendía con sus acostumbradas contrataciones bomba, ahora se les ve indecisos hasta para dar de baja o vender a los jugadores que tiene, hayan rendido o no. Los equipos regiomontanos, que parece, no necesitan a nadie más en sus filas, se desprenden y contratan jugadores como si la terrible actualidad no les afectara, así cuando al parecer no adolecen de nada, contratan a un portero argentino de primera línea y, al defensa central de la selección mexicana, desembolso que es como quitarle un pelo a un gato.

En fin, lo que los mirones esperamos es que la mentada etapa de pretemporada, que nos brinda inicios de competencia, harto aburridos, pase pronto, esperando que a todos les afecte la filosofía de lo absurdo propuesto por Albert Camus. "No debemos de preocuparnos por nada, hagas lo que hagas, la vida siempre se saldrá con la suya sin que se inmute para nada por lo que nosotros pensemos". Cantemos todos la canción que los jugadores mexicanos han inspirado a todos los estadios europeos, aquella que apoya la filosofía de lo absurdo, Ay, ay, ay, ay... canta y no llores, porque cantando se alegran cielito lindo los corazones.

Tal como lo temía, la historia volvió a repetirse, el ridículo aquel en la Olimpiada México 1968, en donde sentimos la medalla de bronce ya en el cuello, dado que nuestros rivales en turno, Japón, solamente poseían rapidez y, nada más contaban con un jugador que marcaba diferencia, Kunishige Kamamoto y ¡oh!, sorpresa, solo se bastó, pues con dos goles suyos echó por tierra a la soberbia mexicana.

Sí, la experiencia es el pasado que le habla al presente, pero es claro que a la nueva generación la voz del pasado les avergüenza, cómo vamos a pensar los viejitos que estos juveniles sean tan ingenuos como lo fueron aquellos, por cierto nada juveniles, que perdieron con un solo jugador japones. Yo, que fui testigo de aquello, cuando contaba con 18 años de edad, no salía de mi asombro cuando toda la afición mexicana recibimos aquel helado cubetazo de agua fría, un solo jugador nos había derrotado, que podía esperarse ahora, cuando Japón cuenta con 20 jugadores de la misma categoría que aquel legendario Kamamoto... ¡No pos si!

Seguro que yo, afortunadamente, ya no podré ver que se repita esto, pero tú, joven dieciochoañero, apunta la fecha, porque es posible que dentro de 44 años, la voz de la experiencia actual no será escuchada por el futuro, en donde otro debilucho e insignificante Japón volverá a ser menospreciado por nuestros brillantes valores, repitiéndose una sorpresa para los hinchas mexicanos, que habrá dejado de ser sorpresa para el resto del mundo.

Hasta pronto amigo.

Al arrancar el torneo de Liga MX 2021 se dieron los siguientes resultados: el jueves 22, el Querétaro y el América igualaron a cero goles, en un juego sin mucho para contar. El viernes 23 en el estadio Victoria de Aguascalientes, el renovado Necaxa fue goleado 0-3 por los juvenil del Santos.

El mismo día, pero más tarde, Juárez del Tuca Ferreti cayó 1-3 ante el Toluca, el sábado 24, el Pachuca, muy fraternalmente le recetó un 4-0 a un desconocido León, constituyendo una de las sorpresas de este inicio, como igual de sorprendente resultó la victoria del Atlético San Luis sobre las Chivas de Guadalajara. El domingo 25, los Pumas de la Universidad Autónoma de México y los rojinegros del Atlas de Guadalajara dividieron puntos con un empate cero a cero en un buen juego al que solo le faltó el gol.

Y después de esto aparece la misma cantaleta de todos los años, los equipos están fríos porque apenas inicia la competencia, otros como el Guadalajara se quejan de que les quitaron a cinco jugadores para la selección olímpica. Por un lado, las Chivas tienen razón, les quitan a cinco jugadores (Alexis Vega, Uriel Antuna, Fernando Beltrán y a Jesús Ángulo, cuando en la selección, Jaime Lozano solamente ha ocupado a dos) y agreguen a esta lista a Gilberto Sepúlveda, que está en la Copa de Oro, bien dicen que al perro más flaco se le cargan las pulgas, en fin, es de suponer que los equipos "gandes" deben contar con una plantilla suficiente, en la que se pueda prescindir de seis elementos sin que el equipo pierda consistencia.

Otro equipo, como el Necaxa, que año tras año se renueva casi totalmente, llevándoles un tiempo lograr la readaptación. Igual ocurre con los equipos que han cambiado de entrenador, tales como Juárez, León, Tigres, el mismo Necaxa, San Luis, en los que se decide si el nuevo director técnico decide continuar con la metodología aplicada por asu antesesor, o si decide implantar su forma de jugar, lo cual obviamente le tomará un tiempo.

No es posible que los equipos llamados grandes, (Monterrey, Tigres, América, Guadalajara y Cruz Azul), se quejen de que les falta tal o cual jugador o jugadores, cuando se afirma que sus plantillas están conformadas por 22 jugadores titulares, plantillas que no obstante, son reforzadas año tras año, cosa que hemos comprobado aún en tiempos de pandemia, cuando el obligado confinamiento ha cerrado las puertas de los estadios originando un gran déficit económico en todos los equipos.

El orgulloso América que otrora nos sorprendía con sus acostumbradas contrataciones bomba, ahora se les ve indecisos hasta para dar de baja o vender a los jugadores que tiene, hayan rendido o no. Los equipos regiomontanos, que parece, no necesitan a nadie más en sus filas, se desprenden y contratan jugadores como si la terrible actualidad no les afectara, así cuando al parecer no adolecen de nada, contratan a un portero argentino de primera línea y, al defensa central de la selección mexicana, desembolso que es como quitarle un pelo a un gato.

En fin, lo que los mirones esperamos es que la mentada etapa de pretemporada, que nos brinda inicios de competencia, harto aburridos, pase pronto, esperando que a todos les afecte la filosofía de lo absurdo propuesto por Albert Camus. "No debemos de preocuparnos por nada, hagas lo que hagas, la vida siempre se saldrá con la suya sin que se inmute para nada por lo que nosotros pensemos". Cantemos todos la canción que los jugadores mexicanos han inspirado a todos los estadios europeos, aquella que apoya la filosofía de lo absurdo, Ay, ay, ay, ay... canta y no llores, porque cantando se alegran cielito lindo los corazones.

Tal como lo temía, la historia volvió a repetirse, el ridículo aquel en la Olimpiada México 1968, en donde sentimos la medalla de bronce ya en el cuello, dado que nuestros rivales en turno, Japón, solamente poseían rapidez y, nada más contaban con un jugador que marcaba diferencia, Kunishige Kamamoto y ¡oh!, sorpresa, solo se bastó, pues con dos goles suyos echó por tierra a la soberbia mexicana.

Sí, la experiencia es el pasado que le habla al presente, pero es claro que a la nueva generación la voz del pasado les avergüenza, cómo vamos a pensar los viejitos que estos juveniles sean tan ingenuos como lo fueron aquellos, por cierto nada juveniles, que perdieron con un solo jugador japones. Yo, que fui testigo de aquello, cuando contaba con 18 años de edad, no salía de mi asombro cuando toda la afición mexicana recibimos aquel helado cubetazo de agua fría, un solo jugador nos había derrotado, que podía esperarse ahora, cuando Japón cuenta con 20 jugadores de la misma categoría que aquel legendario Kamamoto... ¡No pos si!

Seguro que yo, afortunadamente, ya no podré ver que se repita esto, pero tú, joven dieciochoañero, apunta la fecha, porque es posible que dentro de 44 años, la voz de la experiencia actual no será escuchada por el futuro, en donde otro debilucho e insignificante Japón volverá a ser menospreciado por nuestros brillantes valores, repitiéndose una sorpresa para los hinchas mexicanos, que habrá dejado de ser sorpresa para el resto del mundo.

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS