/ domingo 10 de enero de 2021

Ocurrencias del futbol | Inició el Guardianes 2021 con dos partidos buenos y uno malo

No creo que Guadalajara vuelva a tener un rival tan fácil como el Puebla, pero no quisieron ganar.

Arrancó el Guardianes 2021, con un partido malo y dos bastante entretenidos. Pobre de la afición poblana, si en el torneo pasado tuvieron que soportar a un equipo malo, que dependía de los colombianos Omar Fernández, jugador que estaría bien jugando para Monterrey, América o Cruz Azul y Bryan Angulo, que ahora está con Xolos y que es un jugador de ida y vuelta por la banda izquierda, el mejor en esto sin temor a equivocarme. Sin estos dos hombres, más Nicolás Vikonis en la puerta y Osvaldo Martínez en medio campo, el Puebla es aún menos que el año pasado.

Cada vez que Gularte (defensa central) quedaba frente a Silva (portero), se generaba todo el peligro que el ataque chiva era incapaz de proponer, ambos jugadores se quedaban paralizados, tratando de adivinar que iba a hacer el otro, hasta que Gularte reventaba el balón hacia la banda, estando a punto de impactar a su compañero, que exhibió una total ausencia de liderazgo, pues sabemos que un grito del portero para sus compañeros es suficiente para que sepan que va por el balón.

Curiosamente, el mismo jugador que anotó el primer gol del Guardianes 2020, Santiago Ormeño, fue el encargado de hacerlo en este Guardianes 2021. Un centro corto, muy incómodo enviado por Salas, fue rematado por el peruano-mexicano con lujo de buena técnica, poniendo el balón muy lejos del alcance de Raúl Gudiño para poner en ventaja al Puebla, mientras que el Guadalajara continuaba en su condición caganchezca, en la que juega bien contra uno de los gigantes, para que al siguiente juego se vea mal ante el Real Esteros, hasta que Miguel Ponce, completamente solo, desde la línea frontal del área grande, suelta un disparo potente, pero totalmente parable, al que Silva atacó con lentitud de tortuga, llegando incluso a tocar el balón, pero sin firmeza, a para que se concretara el empate.

Si de algo podemos presumir de abundancia en el futbol mexicano, es de porteros, las veces que vimos parar al suplente de Nicolás Vikonis, lo hizo todo mejor que este paraguayo, que honestamente no tiene nivel para jugar en Primera División y, es aquí en donde no entiende uno a las directivas mexicanas, ¿Por qué si un extranjero muestra tantas deficiencias, se le tolera tanto? Si un jugador mexicano entrega una actuación tan mala como la del paraguayo Silva, difícilmente lo veremos jugar por un buen tiempo. Y lo mismo opino del Guadalajara, que teniendo enfrente a un rival tan pobre, no fue capaz no digamos de golear, que era lo correcto, sino de al menos ganar el juego.

En el estadio Caliente de Tijuana, todos los que creímos que los Pumas no serían capaces de repetir la actuación del Guardianes 2020, nos quedamos asombrados viendo la solvencia conque los universitarios encararon a los perritos pelones, que a su vez ofrecieron igual un buen partido. La ausencia de goles no necesariamente nos habla de un juego aburrido, sino del buen trabajo de las defensivas y sus porteros, hoy hubo acciones en las que tanto Orozco como Talavera tuvieron que emplearse a fondo para evitar la caída de su meta.

La más cercana fue aquella en la que Juan Iturbe, arrancó desde medio campo, haciendo gala de una velocidad que no le conocíamos y, de una conducción perfecta y un endemoniado dribling, que le sirvió para dejar sembrados en el camino a cinco xolos, para concluir con un fuerte remate desde fuera del área, al que Orozco hizo la gran desviada. Jugada que valió el juego.

Y en el estadio Kraken el Mazatlan, con sus flam antes nuevas contrataciones: Nicolás Vikonis para la puerta, Lorenzo Reyes en la línea media igual que Walter Gael Sandoval, recibieron al Necaxa quienes como es su costumbre, vendieron a algunos de sus buenos jugadores marcando una incógnita que se irá resolviendo al paso de las jornadas, cuando las exhibiciones de las nuevas contrataciones, nos dirán si les irá bien o mal.

Vikonis lució como de costumbre, lo que estarán añorando en Puebla y, sin embargo, no pudo evitar que el Necaxa se sacudiera el 0-2, ventaja que había tomado el Mazatlán con goles de Aristeguieta y Vargas, para que se levantaran haciendo la hombrada de empatar losa cartones por conducto de Alejandro Zendejas y Juan Delgado, para que finalmente, un penalti decretado por mano dentro del área, permitió que Sanvezzo, que jugó un extraordinario partido, sentenciara el juego 3-2 para Mazatlán.

Concluyó así la primera jornada, con dos partidos aceptables y uno realmente malo y, en donde vimos las nuevas contrataciones con el debut de un solo director técnico, Nicolás Larcamon en el Puebla, del que no podemos opinar por lo visto en un solo partido, después de una semana de hacerse cargo. Mañana estaremos ofreciendo nuestro punto de vista sobre la actuación de Javier Aguirre con Monterrey, Santiago Solari con el América, Cristante con el Toluca, Héctor "Pity" Altamirano con el Querétaro y Juan Reynoso por el Cruz Azul. Tengo para mí que los debuts de los directores técnicos influye más en los cambios de forma de juego de los equipos, que los debuts de los jugadores, de los que el que más expectación ha generado, es el del paraguayo Carlos González por Tigres, en donde hará una mancuerna que todos esperamos resulte explosiva... Veremos, dijo un ciego.

Hasta pronto amigo.

No creo que Guadalajara vuelva a tener un rival tan fácil como el Puebla, pero no quisieron ganar.

Arrancó el Guardianes 2021, con un partido malo y dos bastante entretenidos. Pobre de la afición poblana, si en el torneo pasado tuvieron que soportar a un equipo malo, que dependía de los colombianos Omar Fernández, jugador que estaría bien jugando para Monterrey, América o Cruz Azul y Bryan Angulo, que ahora está con Xolos y que es un jugador de ida y vuelta por la banda izquierda, el mejor en esto sin temor a equivocarme. Sin estos dos hombres, más Nicolás Vikonis en la puerta y Osvaldo Martínez en medio campo, el Puebla es aún menos que el año pasado.

Cada vez que Gularte (defensa central) quedaba frente a Silva (portero), se generaba todo el peligro que el ataque chiva era incapaz de proponer, ambos jugadores se quedaban paralizados, tratando de adivinar que iba a hacer el otro, hasta que Gularte reventaba el balón hacia la banda, estando a punto de impactar a su compañero, que exhibió una total ausencia de liderazgo, pues sabemos que un grito del portero para sus compañeros es suficiente para que sepan que va por el balón.

Curiosamente, el mismo jugador que anotó el primer gol del Guardianes 2020, Santiago Ormeño, fue el encargado de hacerlo en este Guardianes 2021. Un centro corto, muy incómodo enviado por Salas, fue rematado por el peruano-mexicano con lujo de buena técnica, poniendo el balón muy lejos del alcance de Raúl Gudiño para poner en ventaja al Puebla, mientras que el Guadalajara continuaba en su condición caganchezca, en la que juega bien contra uno de los gigantes, para que al siguiente juego se vea mal ante el Real Esteros, hasta que Miguel Ponce, completamente solo, desde la línea frontal del área grande, suelta un disparo potente, pero totalmente parable, al que Silva atacó con lentitud de tortuga, llegando incluso a tocar el balón, pero sin firmeza, a para que se concretara el empate.

Si de algo podemos presumir de abundancia en el futbol mexicano, es de porteros, las veces que vimos parar al suplente de Nicolás Vikonis, lo hizo todo mejor que este paraguayo, que honestamente no tiene nivel para jugar en Primera División y, es aquí en donde no entiende uno a las directivas mexicanas, ¿Por qué si un extranjero muestra tantas deficiencias, se le tolera tanto? Si un jugador mexicano entrega una actuación tan mala como la del paraguayo Silva, difícilmente lo veremos jugar por un buen tiempo. Y lo mismo opino del Guadalajara, que teniendo enfrente a un rival tan pobre, no fue capaz no digamos de golear, que era lo correcto, sino de al menos ganar el juego.

En el estadio Caliente de Tijuana, todos los que creímos que los Pumas no serían capaces de repetir la actuación del Guardianes 2020, nos quedamos asombrados viendo la solvencia conque los universitarios encararon a los perritos pelones, que a su vez ofrecieron igual un buen partido. La ausencia de goles no necesariamente nos habla de un juego aburrido, sino del buen trabajo de las defensivas y sus porteros, hoy hubo acciones en las que tanto Orozco como Talavera tuvieron que emplearse a fondo para evitar la caída de su meta.

La más cercana fue aquella en la que Juan Iturbe, arrancó desde medio campo, haciendo gala de una velocidad que no le conocíamos y, de una conducción perfecta y un endemoniado dribling, que le sirvió para dejar sembrados en el camino a cinco xolos, para concluir con un fuerte remate desde fuera del área, al que Orozco hizo la gran desviada. Jugada que valió el juego.

Y en el estadio Kraken el Mazatlan, con sus flam antes nuevas contrataciones: Nicolás Vikonis para la puerta, Lorenzo Reyes en la línea media igual que Walter Gael Sandoval, recibieron al Necaxa quienes como es su costumbre, vendieron a algunos de sus buenos jugadores marcando una incógnita que se irá resolviendo al paso de las jornadas, cuando las exhibiciones de las nuevas contrataciones, nos dirán si les irá bien o mal.

Vikonis lució como de costumbre, lo que estarán añorando en Puebla y, sin embargo, no pudo evitar que el Necaxa se sacudiera el 0-2, ventaja que había tomado el Mazatlán con goles de Aristeguieta y Vargas, para que se levantaran haciendo la hombrada de empatar losa cartones por conducto de Alejandro Zendejas y Juan Delgado, para que finalmente, un penalti decretado por mano dentro del área, permitió que Sanvezzo, que jugó un extraordinario partido, sentenciara el juego 3-2 para Mazatlán.

Concluyó así la primera jornada, con dos partidos aceptables y uno realmente malo y, en donde vimos las nuevas contrataciones con el debut de un solo director técnico, Nicolás Larcamon en el Puebla, del que no podemos opinar por lo visto en un solo partido, después de una semana de hacerse cargo. Mañana estaremos ofreciendo nuestro punto de vista sobre la actuación de Javier Aguirre con Monterrey, Santiago Solari con el América, Cristante con el Toluca, Héctor "Pity" Altamirano con el Querétaro y Juan Reynoso por el Cruz Azul. Tengo para mí que los debuts de los directores técnicos influye más en los cambios de forma de juego de los equipos, que los debuts de los jugadores, de los que el que más expectación ha generado, es el del paraguayo Carlos González por Tigres, en donde hará una mancuerna que todos esperamos resulte explosiva... Veremos, dijo un ciego.

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS