/ miércoles 15 de enero de 2020

El Cumpleaños del Perro I Cuando Francois Traffaut y Charles Aznavour se juntaron

Si bien la Nueva Ola francesa tuvo en Jean-Luc Godard a su director más cerebral...

Con ínfulas de ruptura más evidente en el lenguaje cinematográfico, es en Francois Truffaut/ 1932-1984 que este movimiento capital del séptimo arte encontró a un cineasta más puro en la acepción del quehacer fílmico por la (pre)ocupación de Truffaut por amalgamar los diversos géneros que le fueron tan caros del Holly-wood digamos clásico de los años 30, 40 y 50 del siglo pasado.

Después de su incontestable pieza maestra Los 400 golpes/ 1959, Truffaut realiza en 1960 Disparen sobre el pianista un homenaje estilizado y desenfadado (pero efectivo) al cinenoir y cine policial.

Basado en la novela homónima de David Goodis, y apenas cambiando algunos nombres y escenarios (de Filadelfia la acción se traslada a París), Truffaut concentra su vehemencia visual en un prurito de poesía y encuadres magistrales. Poseedor de la técnica y la inspiración fílmica, Truffaut nos entrega un repertorio del mejor cine negro pionero: Josef von Sternberg y Henry Hathaway, Orson Wells y John Huston a la vez, pero con un humor soterrado que solo hasta el cine de Tarantino hemos vuelto a ver (en Perros de reserva/ 1991 y Pulp Fiction/ 1994).

El pianista Edouard/ Charlie (Charles Aznavour), quien toca en un antro modesto y gris, de pronto recibe la visita de su hermano Chico/ Albert Rémy el cual es perseguido por dos hampones que lo quieren ejecutar. A partir de esta premisa de la novela, Truffaut se apropia de la historia con originalidad y solvencia narrativa para deshilar un guión aparentemente sencillo que, sin embargo, ejecuta un atinado y largo flashback para contar la vida de antaño exitosa de Edouard y el porqué se vino a menos tanto en su carrera como músico y en su vida misma.

Truffaut escarba no en personajes esquematizados, nada más lejos de ello que Charlie y su rara familia de hermanos timadores también; escudriña en un antihéroe que no ofrece nada a sus amigas prostitutas, a la manera de Agustín Lara para “aguardar en blanco diván de tul” no el mentado abandono de mujer sino la acción moral y ética (de allí el destino que corre su esposa Teresa (Nicole Berger).

Disparen sobre el pianista parecería un borrador sutil de La piel dulce/ 1964 en cuanto a ser una antipoética mirada sobre el amor. Un Charles Aznavour impasible y, curiosamente, sin cantar, logra que su personaje Charlie tenga una plausible articulación de galán, villano reprimido, marginado que encuentra no en el amor o en la familia (de hecho, enreda más el asunto de su hermano Chico) sino en su carga existencial una autoexclusión social, por lo que el final es bastante alusivo e inmejorable.


Si bien la Nueva Ola francesa tuvo en Jean-Luc Godard a su director más cerebral...

Con ínfulas de ruptura más evidente en el lenguaje cinematográfico, es en Francois Truffaut/ 1932-1984 que este movimiento capital del séptimo arte encontró a un cineasta más puro en la acepción del quehacer fílmico por la (pre)ocupación de Truffaut por amalgamar los diversos géneros que le fueron tan caros del Holly-wood digamos clásico de los años 30, 40 y 50 del siglo pasado.

Después de su incontestable pieza maestra Los 400 golpes/ 1959, Truffaut realiza en 1960 Disparen sobre el pianista un homenaje estilizado y desenfadado (pero efectivo) al cinenoir y cine policial.

Basado en la novela homónima de David Goodis, y apenas cambiando algunos nombres y escenarios (de Filadelfia la acción se traslada a París), Truffaut concentra su vehemencia visual en un prurito de poesía y encuadres magistrales. Poseedor de la técnica y la inspiración fílmica, Truffaut nos entrega un repertorio del mejor cine negro pionero: Josef von Sternberg y Henry Hathaway, Orson Wells y John Huston a la vez, pero con un humor soterrado que solo hasta el cine de Tarantino hemos vuelto a ver (en Perros de reserva/ 1991 y Pulp Fiction/ 1994).

El pianista Edouard/ Charlie (Charles Aznavour), quien toca en un antro modesto y gris, de pronto recibe la visita de su hermano Chico/ Albert Rémy el cual es perseguido por dos hampones que lo quieren ejecutar. A partir de esta premisa de la novela, Truffaut se apropia de la historia con originalidad y solvencia narrativa para deshilar un guión aparentemente sencillo que, sin embargo, ejecuta un atinado y largo flashback para contar la vida de antaño exitosa de Edouard y el porqué se vino a menos tanto en su carrera como músico y en su vida misma.

Truffaut escarba no en personajes esquematizados, nada más lejos de ello que Charlie y su rara familia de hermanos timadores también; escudriña en un antihéroe que no ofrece nada a sus amigas prostitutas, a la manera de Agustín Lara para “aguardar en blanco diván de tul” no el mentado abandono de mujer sino la acción moral y ética (de allí el destino que corre su esposa Teresa (Nicole Berger).

Disparen sobre el pianista parecería un borrador sutil de La piel dulce/ 1964 en cuanto a ser una antipoética mirada sobre el amor. Un Charles Aznavour impasible y, curiosamente, sin cantar, logra que su personaje Charlie tenga una plausible articulación de galán, villano reprimido, marginado que encuentra no en el amor o en la familia (de hecho, enreda más el asunto de su hermano Chico) sino en su carga existencial una autoexclusión social, por lo que el final es bastante alusivo e inmejorable.


viernes 17 de enero de 2020

El Cumpleaños del Perro I Monterrey 16

lunes 06 de enero de 2020

El caso de Clint Eastwood

lunes 30 de diciembre de 2019

Texto para terminar el año

viernes 27 de diciembre de 2019

¿De qué se nutre la nostalgia?

lunes 23 de diciembre de 2019

El cine como memoria y olvido

lunes 16 de diciembre de 2019

Cuando vemos una película

viernes 13 de diciembre de 2019

Sobre la escritura y otras miserias

Cargar Más