/ lunes 6 de mayo de 2019

El telón de azúcar, de Camila Guzmán

El documental se hace con el corazón y el intelecto. Es un producto anfibio donde la realidad se baña en aguas de la estética.

Y - aún más: contiene las pulsaciones más hondas del director en cuanto a su discurso tanto artístico como social.

Si bien el cine empezó a hablar con voz del documental, es cierto que a través de la ficción se le ha buscado acomodo a la realidad. La imagen, se ha dicho hasta el hastío, dice más que mil palabras, aunque se diluye si detrás de la lente no hay esa mirada que reubique a los hechos que siempre buscan mentirnos acorde quién los cuente.

En el documental El telón de azúcar/ 2005, la hija del siempre recordado Patricio Guzmán (La batalla de Chile) Camila Guzmán, regodea en 80 minutos su vida transcurrida en la isla de Cuba, de 1973 a 1990.

Acostumbrados a la autocomplacencia y al agregado fastidioso de un mundo cuasi idílico en los asuntos de recordación de la infancia, Camila Guzmán advierte que echarle miel a las hojuelas de los acontecimientos sólo acarrearía futilidad y deshonestidad intelectual. Por ello, ante la carencia del rigor y la sólida estructura del documental como tal, Camila Guzmán saca a flote la emotividad de sus entrevistados, mayormente excompañeros de escuela e hijos de refugiados en Cuba.

Con el registro verista y la anécdota directa, El telón de azúcar es un trabajo fílmico que no busca explicar al sistema político cubano sino a la vida que sortearon las familias durante las diferentes etapas por las que ha pasado el régimen castrista.

Todo en lo que se creyó, en las esperanzas, en los bálsamos de la ideología, en los mejores niveles de bienestar social se diluye en la voz que narra cómo ese paraíso se ha convertido en ruinas.

Documental directo, con algunas vueltas de tuerca para buscar emotividad en el espectador, El telón de azúcar es un texto fílmico sobre el desencanto de una generación de cubanos que ha ido emigrando de la isla a lo largo de los años.

Este documental está liberado en la plataforma Youtube…

El documental se hace con el corazón y el intelecto. Es un producto anfibio donde la realidad se baña en aguas de la estética.

Y - aún más: contiene las pulsaciones más hondas del director en cuanto a su discurso tanto artístico como social.

Si bien el cine empezó a hablar con voz del documental, es cierto que a través de la ficción se le ha buscado acomodo a la realidad. La imagen, se ha dicho hasta el hastío, dice más que mil palabras, aunque se diluye si detrás de la lente no hay esa mirada que reubique a los hechos que siempre buscan mentirnos acorde quién los cuente.

En el documental El telón de azúcar/ 2005, la hija del siempre recordado Patricio Guzmán (La batalla de Chile) Camila Guzmán, regodea en 80 minutos su vida transcurrida en la isla de Cuba, de 1973 a 1990.

Acostumbrados a la autocomplacencia y al agregado fastidioso de un mundo cuasi idílico en los asuntos de recordación de la infancia, Camila Guzmán advierte que echarle miel a las hojuelas de los acontecimientos sólo acarrearía futilidad y deshonestidad intelectual. Por ello, ante la carencia del rigor y la sólida estructura del documental como tal, Camila Guzmán saca a flote la emotividad de sus entrevistados, mayormente excompañeros de escuela e hijos de refugiados en Cuba.

Con el registro verista y la anécdota directa, El telón de azúcar es un trabajo fílmico que no busca explicar al sistema político cubano sino a la vida que sortearon las familias durante las diferentes etapas por las que ha pasado el régimen castrista.

Todo en lo que se creyó, en las esperanzas, en los bálsamos de la ideología, en los mejores niveles de bienestar social se diluye en la voz que narra cómo ese paraíso se ha convertido en ruinas.

Documental directo, con algunas vueltas de tuerca para buscar emotividad en el espectador, El telón de azúcar es un texto fílmico sobre el desencanto de una generación de cubanos que ha ido emigrando de la isla a lo largo de los años.

Este documental está liberado en la plataforma Youtube…

miércoles 21 de agosto de 2019

Hoy que es mi cumpleaños

lunes 19 de agosto de 2019

Los jefes

lunes 12 de agosto de 2019

Lav Diaz, el Ripstein filipino

viernes 09 de agosto de 2019

Borges versus el bosón de Higgs

miércoles 07 de agosto de 2019

Apostilla de la globalización

viernes 02 de agosto de 2019

Los ocho más odiados

lunes 29 de julio de 2019

Pessoa 131

viernes 26 de julio de 2019

Responso por José Luis Cuevas

lunes 22 de julio de 2019

El cuento de las comadrejas

Cargar Más