/ martes 4 de agosto de 2020

Ocurrencias del futbol | El amor propio termina por engañarnos y nos induce a errar sobre nosotros mismos

No puedo entender qué pretenden los medios de comunicación especializados al criticar los "procedimientos del Tuca Ferret", incluso señalándole en qué se equivoca y, culpándolo por dejar escapar puntos que parecía ya estaban ganados. Tanto tiempo de conocer al berrinchudo bigotón y, no acaban de reconocerle su retorcido colmillo. Ricardo Ferreti es el único director técnico de la Liga MX, que aprovecha las concesiones que la Femexfut ha puesto para beneficio de otros, que ni se han dado cuenta del regalote que se les está ofreciendo

La nuestra es una Liga sui géneris, original, única en el mundo, en la que descaradamente se favorece a algunos equipos que suelen llenar los estadios y, que con frecuencia ni siquiera pueden calificar a liguilla, afectando de esta manera a la taquilla, por lo que descaradamente se les da una manita, que generalmente no aprovechan. Esto se ha venido haciendo con tal descaro, que no habiendo sido suficiente el conceder ocho plazas para la liguilla, pues ni así lograban entrar los favorecidos, ahora se les extendió la ayuda a doce equipos. ¿De qué pues se ha de preocupar el Tuca si hoy pierde dos puntos, cuando ya tenía tres en la bolsa?

Que mejor prueba de esto, cuando todos sabemos que raramente se corona el equipo que en etapa normal terminó como líder. Sin ir más lejos, el actual campeón calificó como octavo en la anterior Liguilla y ganó el campeonato. Y en la parte baja ocurre lo mismo, hay equipos a los que se les cuida del descenso y, como su problema no es de un año, se anula el ascenso y el descenso descaradamente sin que nadie proteste, porque entre los matalotes llamados dizque grandes y los que año tras año andan arrastrando la cobija, existe un acuerdo de autoprotección entre los dueños, que ocasiona que veamos juegos tan malos que parecen corresponder a la Liga de Ascenso.

Por eso, Tigres, o mejor dicho el Tuca, se lo pasa tranquilo sin poner atención a quienes en lugar de criticar al sistema de competencia que ayuda a los grandes equipos que no son capaces siquiera de calificar a la liguilla. ¡Por favor! con doce opciones para calificar a liguilla, Tigres puede regalar los puntos que desee sin que nada impida que esté peleando por el campeonato. Eso solamente se ve en México y, por eso estamos como estamos.

Finalmente, el Chepo de la Torre logró que sus diablos demonios se apuntaran una victoria, muy apretada, pero al fin victoria. San Luis, con el ataque que el año anterior fuera del Necaxa, seguramente levantará con el tiempo, sobre todo por el conocimiento que Memo Vázquez tiene de esos jugadores, a los que hizo brillar intensamente cuando él dirigió en Aguascalientes, pero por muy buenos que sean Quiroga e Ibáñez, no van a producir de la noche a la mañana lo que de ellos se espera.

Querétaro y Mazatlán continúan sin dar la nota. Los gallos, a quienes le quitaron a Romo, Jaime Gómez, Marcel Ruiz, Yrizar, Ake Loba y a Nahuelpan, sufren la transición que tantos cambios producen. Mientras que los del Mazatlán, no han acabado siquiera a acostumbrarse al extraño color morado tan distinto del alegre y hasta extravagante amarillo y rojo de los Monarcas. Su figura máxima como monarcas, Aldo Rocha, parece haber sido el más afectado por el cambio, pues cuando ya lo veíamos vistiendo la camiseta del Tri, desapareció para que sin su brillantez, el equipo luzca aún más frío que su oscuro y apagado uniforme. Este enfrentamiento produjo un empate a uno.

Y en Torreón, sin tanto lloriqueo por las importantes bajas sufridas, el Santos derrotó al Guadalajara, equipo al que sus promotores comentaristas, tendieron un colchón desde antes del juego, para suavizar la ya prevista caída. Imaginen ustedes, estos señores resentían la baja de Ponce, su defensa lateral izquierdo, que fue sustituido por el "Chicote" Calderón, o sea que un seleccionado suplió a otro seleccionado y, así todos los demás cambios, Guadalajara es un equipo con 22 jugadores titulares. Para que mencionar a los jugadores que le faltaron al Santos, empezando por su también defensa lateral izquierdo Gerardo Arteaga, que se encuentra ya en Bélgica, además de Bryan Lozano quien fue nombrado el mejor jugador de la pasada campaña y, agreguemos a Jonathan Orozco portero seleccionado nacional.

Ni siquiera puedo destacar a los mejores jugadores de Santos, Fernando Gorriarán es un incansable maratonista que corre, corre y corre sin aparentar cansancio, el joven Eduardo Aguirre y el Chileno Diego Valdez, y sobre todo el joven sustituto de Orozco, Carlos Acevedo quien redondeó una extraordinaria actuación, deteniendo un tiro de penal a Macías... Buen juego con una muy clara superioridad de los locales que seguramente realizarán un buen torneo, si el Covid se los permite.

Hasta pronto amigo.

No puedo entender qué pretenden los medios de comunicación especializados al criticar los "procedimientos del Tuca Ferret", incluso señalándole en qué se equivoca y, culpándolo por dejar escapar puntos que parecía ya estaban ganados. Tanto tiempo de conocer al berrinchudo bigotón y, no acaban de reconocerle su retorcido colmillo. Ricardo Ferreti es el único director técnico de la Liga MX, que aprovecha las concesiones que la Femexfut ha puesto para beneficio de otros, que ni se han dado cuenta del regalote que se les está ofreciendo

La nuestra es una Liga sui géneris, original, única en el mundo, en la que descaradamente se favorece a algunos equipos que suelen llenar los estadios y, que con frecuencia ni siquiera pueden calificar a liguilla, afectando de esta manera a la taquilla, por lo que descaradamente se les da una manita, que generalmente no aprovechan. Esto se ha venido haciendo con tal descaro, que no habiendo sido suficiente el conceder ocho plazas para la liguilla, pues ni así lograban entrar los favorecidos, ahora se les extendió la ayuda a doce equipos. ¿De qué pues se ha de preocupar el Tuca si hoy pierde dos puntos, cuando ya tenía tres en la bolsa?

Que mejor prueba de esto, cuando todos sabemos que raramente se corona el equipo que en etapa normal terminó como líder. Sin ir más lejos, el actual campeón calificó como octavo en la anterior Liguilla y ganó el campeonato. Y en la parte baja ocurre lo mismo, hay equipos a los que se les cuida del descenso y, como su problema no es de un año, se anula el ascenso y el descenso descaradamente sin que nadie proteste, porque entre los matalotes llamados dizque grandes y los que año tras año andan arrastrando la cobija, existe un acuerdo de autoprotección entre los dueños, que ocasiona que veamos juegos tan malos que parecen corresponder a la Liga de Ascenso.

Por eso, Tigres, o mejor dicho el Tuca, se lo pasa tranquilo sin poner atención a quienes en lugar de criticar al sistema de competencia que ayuda a los grandes equipos que no son capaces siquiera de calificar a la liguilla. ¡Por favor! con doce opciones para calificar a liguilla, Tigres puede regalar los puntos que desee sin que nada impida que esté peleando por el campeonato. Eso solamente se ve en México y, por eso estamos como estamos.

Finalmente, el Chepo de la Torre logró que sus diablos demonios se apuntaran una victoria, muy apretada, pero al fin victoria. San Luis, con el ataque que el año anterior fuera del Necaxa, seguramente levantará con el tiempo, sobre todo por el conocimiento que Memo Vázquez tiene de esos jugadores, a los que hizo brillar intensamente cuando él dirigió en Aguascalientes, pero por muy buenos que sean Quiroga e Ibáñez, no van a producir de la noche a la mañana lo que de ellos se espera.

Querétaro y Mazatlán continúan sin dar la nota. Los gallos, a quienes le quitaron a Romo, Jaime Gómez, Marcel Ruiz, Yrizar, Ake Loba y a Nahuelpan, sufren la transición que tantos cambios producen. Mientras que los del Mazatlán, no han acabado siquiera a acostumbrarse al extraño color morado tan distinto del alegre y hasta extravagante amarillo y rojo de los Monarcas. Su figura máxima como monarcas, Aldo Rocha, parece haber sido el más afectado por el cambio, pues cuando ya lo veíamos vistiendo la camiseta del Tri, desapareció para que sin su brillantez, el equipo luzca aún más frío que su oscuro y apagado uniforme. Este enfrentamiento produjo un empate a uno.

Y en Torreón, sin tanto lloriqueo por las importantes bajas sufridas, el Santos derrotó al Guadalajara, equipo al que sus promotores comentaristas, tendieron un colchón desde antes del juego, para suavizar la ya prevista caída. Imaginen ustedes, estos señores resentían la baja de Ponce, su defensa lateral izquierdo, que fue sustituido por el "Chicote" Calderón, o sea que un seleccionado suplió a otro seleccionado y, así todos los demás cambios, Guadalajara es un equipo con 22 jugadores titulares. Para que mencionar a los jugadores que le faltaron al Santos, empezando por su también defensa lateral izquierdo Gerardo Arteaga, que se encuentra ya en Bélgica, además de Bryan Lozano quien fue nombrado el mejor jugador de la pasada campaña y, agreguemos a Jonathan Orozco portero seleccionado nacional.

Ni siquiera puedo destacar a los mejores jugadores de Santos, Fernando Gorriarán es un incansable maratonista que corre, corre y corre sin aparentar cansancio, el joven Eduardo Aguirre y el Chileno Diego Valdez, y sobre todo el joven sustituto de Orozco, Carlos Acevedo quien redondeó una extraordinaria actuación, deteniendo un tiro de penal a Macías... Buen juego con una muy clara superioridad de los locales que seguramente realizarán un buen torneo, si el Covid se los permite.

Hasta pronto amigo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
Cargar Más