/ miércoles 27 de febrero de 2019

Todos los días nos despedimos de algo

Todos los días nos despedimos de algo

El tiempo no perdona. En su paso se lleva piel, memoria, fechas y actos perpetuados en el presente.

¿Qué hacer ante el hecho contundente de que el tiempo es devastador y nadie puede contra él?

¿A dónde vamos si adonde vayamos siempre saldremos tundidos por el tiempo inclemente’

Todos los días nos estamos despidiendo de algo. Vamos disminuyéndonos cada vez más. La edad es el precio por vivir la vida.

El adiós, siempre el adiós que duele, que cala, que cambia, que educa, que pervierte. La despedida como inicio y como finiquito.

Se dice adiós cuando, al parecer, ya no existe alternativa, cuando los colores del arco iris personal están completos.

El adiós es la manera de decirle a la muerte que aún no nos vamos de este mundo, que hacemos uso de una prórroga.

Decir adiós es volar, correr, viajar hacia otros prados, hacia otras montañas. El adiós es tránsito existencial.

Curtidos por la costumbre y por la manera en que hemos colocado nuestra vida en el escaparate del mundo, el cambio es como una pieza de ajedrez que nos negamos a mover.

Al adiós es cambio, libertad, elección, encrucijada, callejón sin salida. Decir adiós es desafiar al presente.

No sé qué tanto de etimológico tenga la palabra adiós con la idea de Dios, lo cierto es que la palabra misma impone respeto, condición definitoria.

Recuerdo que hace algunos años, en una plática sobre extraterrestres o cosas de esa índole, el tipo dizque docto que hablaba ante un escaso público, decía que el indio era un ser místico porque la palabra misma lo vislumbraba: In (dentro) dio (Dios), o sea: el indio es aquel que tiene a Dios dentro.

Bueno, no entraré en detalles para refutar o afirmar significados de palabras, sólo sé que todo simboliza y si es así también contiene. ¿Qué cosas contiene el adiós? ¿De qué nos desprendemos cuando decimos adiós? ¿Qué fortalezas morales nos adjudicamos en el instante mismo del adiós?

A diario estamos diciendo adiós y, también, alguien se está despidiendo de nosotros siempre, siempre…

Todos los días nos despedimos de algo

El tiempo no perdona. En su paso se lleva piel, memoria, fechas y actos perpetuados en el presente.

¿Qué hacer ante el hecho contundente de que el tiempo es devastador y nadie puede contra él?

¿A dónde vamos si adonde vayamos siempre saldremos tundidos por el tiempo inclemente’

Todos los días nos estamos despidiendo de algo. Vamos disminuyéndonos cada vez más. La edad es el precio por vivir la vida.

El adiós, siempre el adiós que duele, que cala, que cambia, que educa, que pervierte. La despedida como inicio y como finiquito.

Se dice adiós cuando, al parecer, ya no existe alternativa, cuando los colores del arco iris personal están completos.

El adiós es la manera de decirle a la muerte que aún no nos vamos de este mundo, que hacemos uso de una prórroga.

Decir adiós es volar, correr, viajar hacia otros prados, hacia otras montañas. El adiós es tránsito existencial.

Curtidos por la costumbre y por la manera en que hemos colocado nuestra vida en el escaparate del mundo, el cambio es como una pieza de ajedrez que nos negamos a mover.

Al adiós es cambio, libertad, elección, encrucijada, callejón sin salida. Decir adiós es desafiar al presente.

No sé qué tanto de etimológico tenga la palabra adiós con la idea de Dios, lo cierto es que la palabra misma impone respeto, condición definitoria.

Recuerdo que hace algunos años, en una plática sobre extraterrestres o cosas de esa índole, el tipo dizque docto que hablaba ante un escaso público, decía que el indio era un ser místico porque la palabra misma lo vislumbraba: In (dentro) dio (Dios), o sea: el indio es aquel que tiene a Dios dentro.

Bueno, no entraré en detalles para refutar o afirmar significados de palabras, sólo sé que todo simboliza y si es así también contiene. ¿Qué cosas contiene el adiós? ¿De qué nos desprendemos cuando decimos adiós? ¿Qué fortalezas morales nos adjudicamos en el instante mismo del adiós?

A diario estamos diciendo adiós y, también, alguien se está despidiendo de nosotros siempre, siempre…

martes 19 de marzo de 2019

Tampico, es la ciudad que te quiere

viernes 15 de marzo de 2019

El cine globalizado de los Dardenne

miércoles 13 de marzo de 2019

El Louvre bajo la ocupación nazi

lunes 11 de marzo de 2019

Carlos Fuentes en el cine

viernes 08 de marzo de 2019

Cine cementerio

miércoles 06 de marzo de 2019

La deconstrucción enésima de Atom Egoyan

lunes 04 de marzo de 2019

Steven Spielberg Vs. Alfonso Cuarón

viernes 01 de marzo de 2019

La inocencia ante el mundo

miércoles 27 de febrero de 2019

Todos los días nos despedimos de algo

viernes 22 de febrero de 2019

Natalicio de Luis Buñuel

Cargar Más