/ martes 24 de marzo de 2020

Economía Para Todos | Perspectivas de (de)crecimiento

Debido a los recientes acontecimientos tanto nacionales como internacionales como la caída del precio del petróleo, la propagación del SARS-CoV2 y una latente recesión mundial, distintas entidades bancarias han disminuido sus perspectivas de la economía mexicana.

Como hemos planteado en espacios anteriores, el crecimiento económico es de vital importancia para generar desarrollo para la población de nuestro país, pero recientemente, hemos visto como bolsas de valores alrededor del mundo, e inclusive las nuestras, han colapsado ante la incertidumbre de lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano con la economía mundial y mexicana.

Aunado a ello, entre la emergencia sanitaria que enfrenta el mundo, los precios del petróleo a nivel internacional siguen en niveles históricos a la baja, siendo uno de los principales causantes de los precios de la gasolina hoy en día, inclusive en nuestra localidad, llegando a haber establecimientos con venta de combustible a $16 pesos por litro, algo que pensamos que nunca pasaría.

Por su parte, la baja actividad económica, aunado al cierre temporal de negocios debido a la contingencia sanitaria por la que estamos viviendo, se espera que haya menos consumo por parte de las personas, al igual que de las empresas. Por eso mismo, la semana pasada, Banco de México disminuyó la tasa de interés, en 50 puntos base para colocarla en 6.5 por ciento, y así fomentar un tanto el consumo interno y empresarial.

Asimismo, Banxico tomó la decisión paralelamente al banco central estadounidense, el cual también bajó su tasa de interés dentro de un rango de 0 a 0.25 por ciento para estimular su economía.

Teniendo en cuenta este panorama desalentador, la semana pasada, Citibanamex emitió un informe en donde varias entidades bancarias muestran sus perspectivas de crecimiento para este año en la economía nacional.

Dentro de ese mismo informe, mencionan el fuerte cambio que hicieron las entidades bancarias al ajustar sus perspectivas a la baja, pasando de un 0.7 por ciento en el informe previo a un (-)3.0 por ciento en este informe, siendo este el cambio más drástico desde julio 2009; asimismo, bancos como ScotiaBank, pronostica un (-)5.8 por ciento, el cual fue el panorama más desalentador de la lista de entidades bancarias y crediticias; siguiendo con Bank of America y BBVA, ambos con un pronóstico de (-)4.5 por ciento; y Credit Suisse, con una perspectiva de (-)4.0 por ciento de crecimiento en la economía nacional.

Por otra parte, las entidades que mostraron un panorama menos ‘catastrófico’ para la economía mexicana, fueron JP Morgan con un pronóstico de (-)1.8 por ciento a final del año; Goldman Sach con un (-)1.6 por ciento; mientras que Santander y Barclays, ambos con una perspectiva de crecimiento de (-)2.0 por ciento; Citibanamex con (-)2.6 por ciento y la casa de bolsa Actinver con (-)2.7 por ciento. No obstante, hubo instituciones en donde una de ellas es la casa de bolsa Monex, que prevé un crecimiento del 0.8 por ciento a finales del año.

De esta manera, podemos tener en mente, que ante la contingencia sanitaria que impera hoy en día, no solo en México, sino a nivel mundial, es normal que vayamos a ver un decrecimiento de la economía nacional. Todo esto debido al cierre de fronteras en otros países que se traduce en un menor turismo; así como el aislamiento que estamos haciendo para evitar una mayor propagación del virus, que, a su vez, repercute en que haya menos consumo y, por ende, haya menos producción e incluso cierre de empresas, como ha pasado con la armadora automotriz Audi en Puebla, por poner un ejemplo. Así como el cierre de centros nocturnos, bares, cines, centros comerciales en nuestra zona sur, tal como lo informó el gobierno municipal de Tampico hace unos días.

Regeneración 19

riveravela92@gmail.com

Debido a los recientes acontecimientos tanto nacionales como internacionales como la caída del precio del petróleo, la propagación del SARS-CoV2 y una latente recesión mundial, distintas entidades bancarias han disminuido sus perspectivas de la economía mexicana.

Como hemos planteado en espacios anteriores, el crecimiento económico es de vital importancia para generar desarrollo para la población de nuestro país, pero recientemente, hemos visto como bolsas de valores alrededor del mundo, e inclusive las nuestras, han colapsado ante la incertidumbre de lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano con la economía mundial y mexicana.

Aunado a ello, entre la emergencia sanitaria que enfrenta el mundo, los precios del petróleo a nivel internacional siguen en niveles históricos a la baja, siendo uno de los principales causantes de los precios de la gasolina hoy en día, inclusive en nuestra localidad, llegando a haber establecimientos con venta de combustible a $16 pesos por litro, algo que pensamos que nunca pasaría.

Por su parte, la baja actividad económica, aunado al cierre temporal de negocios debido a la contingencia sanitaria por la que estamos viviendo, se espera que haya menos consumo por parte de las personas, al igual que de las empresas. Por eso mismo, la semana pasada, Banco de México disminuyó la tasa de interés, en 50 puntos base para colocarla en 6.5 por ciento, y así fomentar un tanto el consumo interno y empresarial.

Asimismo, Banxico tomó la decisión paralelamente al banco central estadounidense, el cual también bajó su tasa de interés dentro de un rango de 0 a 0.25 por ciento para estimular su economía.

Teniendo en cuenta este panorama desalentador, la semana pasada, Citibanamex emitió un informe en donde varias entidades bancarias muestran sus perspectivas de crecimiento para este año en la economía nacional.

Dentro de ese mismo informe, mencionan el fuerte cambio que hicieron las entidades bancarias al ajustar sus perspectivas a la baja, pasando de un 0.7 por ciento en el informe previo a un (-)3.0 por ciento en este informe, siendo este el cambio más drástico desde julio 2009; asimismo, bancos como ScotiaBank, pronostica un (-)5.8 por ciento, el cual fue el panorama más desalentador de la lista de entidades bancarias y crediticias; siguiendo con Bank of America y BBVA, ambos con un pronóstico de (-)4.5 por ciento; y Credit Suisse, con una perspectiva de (-)4.0 por ciento de crecimiento en la economía nacional.

Por otra parte, las entidades que mostraron un panorama menos ‘catastrófico’ para la economía mexicana, fueron JP Morgan con un pronóstico de (-)1.8 por ciento a final del año; Goldman Sach con un (-)1.6 por ciento; mientras que Santander y Barclays, ambos con una perspectiva de crecimiento de (-)2.0 por ciento; Citibanamex con (-)2.6 por ciento y la casa de bolsa Actinver con (-)2.7 por ciento. No obstante, hubo instituciones en donde una de ellas es la casa de bolsa Monex, que prevé un crecimiento del 0.8 por ciento a finales del año.

De esta manera, podemos tener en mente, que ante la contingencia sanitaria que impera hoy en día, no solo en México, sino a nivel mundial, es normal que vayamos a ver un decrecimiento de la economía nacional. Todo esto debido al cierre de fronteras en otros países que se traduce en un menor turismo; así como el aislamiento que estamos haciendo para evitar una mayor propagación del virus, que, a su vez, repercute en que haya menos consumo y, por ende, haya menos producción e incluso cierre de empresas, como ha pasado con la armadora automotriz Audi en Puebla, por poner un ejemplo. Así como el cierre de centros nocturnos, bares, cines, centros comerciales en nuestra zona sur, tal como lo informó el gobierno municipal de Tampico hace unos días.

Regeneración 19

riveravela92@gmail.com